¿Sabías qué?

Seleccione que quiere saber sobre los tomates

¿Cuál es el origen del tomate?

Aunque la salsa de tomate no aparece como tal hasta el siglo XVII, el ingrediente básico para su elaboración, el fruto de la tomatera, llegó a España, como otros frutos, de la mano de Hernán Cortés, quien la trajo de México.

El tomate fue utilizado en primer lugar como planta ornamental y hasta mucho más tarde no se empezó a utilizar como alimento.

La producción indrustrial de tomate tuvo su origen en España, cuando a mediados del siglo XX, se lanza al mercado la primera salsa con ese nombre.

El tomate es 8 veces menos calórico que la mayonesa

La salsa de tomate aporta de media unas 86 calorías por cada 100 gramos, resultado de su contenido en carbohidratos y de grasas procedentes del aceite que se emplea para su elaboración. En comparación con otras salsas con usos similares, la carga energética del tomate frito es sensiblemente inferior. Así la mayonesa o la salsa de alioli generan, de media, unas 680 calorías por cada 100 gramos (las más grasas y energéticas).

¿Qué es el Licopeno del tomate?

El licopeno es un pigmento vegetal, de la familia de los carotenoides, responsable del color rojo característico del tomate.

Es un potente antioxidante (protege al cuerpo humano del proceso de oxidación de las células) vinculado con la prevención de enfermedades como el cáncer, sobre todo frente al de próstata, la reducción de los niveles de colesterol y el retraso del envejecimiento de la piel.

Se ha demostrado que la cocción o fritura del tomate y el aceite que se utiliza para su elaboración hacen que el licopeno sea más biodisponible cuando es ingerido aumentando, en consecuencia, su efecto sobre el organismo.

¿Cómo hacer más duradero el tomate frito?

Cuando utilices una lata o un brik de tomate frito, no debes guardarlo nunca en su envase original, sino en un bote de cristal. Después añade un chorro de aceite de oliva crudo, de forma que cubra toda la superficie.

Verás cómo se forma una capa de unos milímetros, gracias a ella, que "protege" el tomate, esté se mantendrá en perfectas condiciones.

¿Es el tomate frito un alimento nutritivo?

Sí. El tomate es un alimento muy nutritivo, rico en vitamina C y en minerales. Es un producto que entra a formar parte de la saludable dieta mediterránea.

¿Conoces las propiedades terapéuticas del tomate?

El tomate puede prevenir hasta nueve tipos de cáncer, reducir el colesterol, combatir infecciones, fortalecer el sistema inmune, eliminar el ácido úrico, aplacar el dolor artrítico y reducir el riesgo de infarto. Además de las toxinas que expulsa debido a su efecto diuriético.

Fuente: Yerbasana.

¿Cuántos tipos de tomate hay?

Redondo, pera, cereza o ‘cherry’, en rama y de Montserrat, entre otros, pero, a grandes rasgos, todas estas variedades comparten las mismas propiedades nutritivas: son una fuente de potasio, fósforo y magnesio –necesarios para la actividad normal de nervios y músculos–, nos aportan importantes cantidades de vitaminas B1, B2, B5, E y, sobre todo, C y A –en concreto, betacaroteno o pro-vitamina A–.

El tomate apenas contiene grasas. Esta característica, unida a su poder diurético, lo convierte en un aliado de excepción en las dietas de adelgazamiento y de control de peso.

¿Cuál es el contenido nutricional del tomate frito?

  • El aporte energético de la salsa de tomate frito se sitúa en un rango entre 41,5 y 74,3 kcal por 100 g, variando según las marcas y tipos de salsas.
  • En cuanto al contenido en grasa, la normativa establece que el contenido de materia grasa extraíble debe situarse por encima del 3%. Es importante destacar que la grasa que contiene la salsa de tomate frito se puede considerar una grasa saludable, puesto que procede de aceite de origen vegetal.
  • Los contenidos en hidratos de carbono oscilan entre el 6,8% y 9,3% dependiendo de las diferentes marcas. En esta cifra quedan incluidos los azúcares, tanto la fructosa procedente del propio tomate, como los añadidos y las féculas.
  • El contenido en proteínas del tomate frito es muy similar al del tomate natural, entre un 1% y un 2%.
  • Además la salsa de tomate frito aporta vitamina C y ácido fólico.

En la elaboración de la salsa de tomate frito, la legislación prohíbe el uso de colorantes y solo permite el uso de algunos conservadores en ciertas cantidades.

¿Tiene el tomate otros usos?

Se considera que el tomate es un buen afrodisíaco dado que se ha comprobado que comer tomates frescos incrementa el deseo sexual.

Ayuda a curar las heridas, baja la inflamación y favorece la cicatrización. Simplemente machacando una hoja de tomate o el propio fruto y colocarlo sobre la herida.

Para evitar el mal olor de los pies puede realizarse un baño de unos 20 minutos de duración con un par de litros de agua tibia en la que se haya disuelto medio litro de zumo de tomate.

El zumo de tomate con una pizca de sal es ideal para calmar la sed y recuperarse de calambres en las piernas y los brazos.

Fuente: Botanical-online

¿Es el tomate una verdura?

Aunque el tomate se considera una verdura debido a sus diversos usos culinarios, es de hecho una fruta de la familia de las solanáceas. Es un pariente próximo de la patata, el pimiento y la berenjena. El tomate es uno de los alimentos o ingredientes más populares en Europa, debido en parte a su versatilidad y su facilidad para combinarse bien con queso, huevos, carne y una amplia variedad de hierbas aromáticas.